La realidad Aumentada en el cine

Una de las cosas que han buscado siempre los directores de cine es envolver al público con sus historias, brindarles la oportunidad de ser parte de ellas, contando historias en muchos casos basadas en hechos de la vida real, pero también haciendo que la magia logre envolver de tal manera al espectador que se salga de sí mismo por un momento y se meta de lleno en la historia.

Si hay algo que se puso de moda, y que ha logrado este objetivo de involucrar al espectador, desde la primera vez que se utilizó, fue la realidad aumentada o cine en tercera dimensión (3D). Y es que la experiencia del espectador de sentir que está dentro de la película, que los personajes se salen de la pantalla y están a su lado es sencillamente maravillosa.

Películas que se hicieron famosa gracias a la tercera dimensión

Si bien muchas películas han utilizado estos efectos, hay algunas que se han hecho más famosas que otras, tal es el caso de Avatar, un gran trabajo de James Cameron donde el público vuela con los personajes y se siente dentro de un bosque donde el brillo y la luz de las plantas logran envolverlo también.

Una película animada que supo hacer un uso brillante del recurso del 3D fue Lluvia de hamburguesas, en esta película el público sentía que podía recoger las hamburguesas que caían a su alrededor y comer de las albóndigas que llovían.

Cuando es mucho más que solo la vista llega el cine 4D

El cine en 4DX o cuarta dimensión es un paso más allá en lo que se trata de brindarle una verdadera experiencia al público que va a la sala de cine, si el 3D logró involucrar visualmente al espectador en la película, el 4D lo hace sentirse parte de ella, explorando sensaciones y efectos especiales incorporadas en los asientos de las salas especiales.

Una película que hizo un uso maravilloso de este recurso fue Exodo: Dioses y Reyes, en la cual el público podía sentir que caminaba en medio de la hierba que le rozaba las piernas, que le salpicaba el agua del mar rojo cuando Moisés lo abrió o que se iba a caer del carro cuando el Faraón perseguía a los judíos.

Si bien es cierto que la entrada a estas salas de cine suele ser un poco más costosa que la de las salas 3D o las tradicionales salas 2D, también es cierto que la experiencia vale la pena completamente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *